Música en el embarazo

Está demostrado que a partir de la semana 20 de embarazo el bebé ya puede oír, por eso es recomendable hablarle.

Pero también hay otros medios para comunicarse con el bebé, la música es uno de ellos.

Estimula la frecuencia cardíaca en el feto y la producción de endorfinas en la madre.

La música actúa sobre el ser humano, poniendo en marcha resonancias vibratorias que activan millones de células cerebrales, favoreciendo el desarrollo del cerebro del bebé.

Estudiando la reacción del feto a la música, el investigador inglés Michele Clements llegó a la conclusión de que la música barroca, y sobre todo los sonidos Vivaldi y Mozart, calman y relajan al niño.

Don Campbell confirmó las investigaciones de Clements y dijo que la música barroca estimula las nuevas conexiones de neuronas en el cerebro de los niños, la creatividad y las áreas del cerebro especializadas en favorecer la motivación.