Los primeros días del bebé en casa

Pasados los días en el hospital, en los cuales tanto la madre como el bebé cuentan con la atención médica, llega el momento de volver a casa.

  1. ADAPTACIÓN Hay que estar atento al comportamiento del bebé, el cual debe acostumbrarse a la vida exterior.
  2. ALIMENTACIÓN Cuando el bebé es recién nacido tiene un estomago extremadamente pequeño, por lo que se alimenta con frecuencia pero en pequeñas raciones. Demandarán el pecho materno o biberón cada 2-3 horas, también puede ocurrir que sientan hambre en periodos más cortos de tiempo.
  3. HIPO, ERUCTOS Y VÓMITOS Algunos bebés necesitan que les ayuden a eructar pero otros lo hacen naturalmente. Si tu hijo vomita o tiene hipo no deberías alarmarte porqué es normal. Si ves que tu bebé llora o arquea la espalda e incluso vomita en exceso, puede tener un posible reflujo, no te preocupes porqué es común en un recién nacido y va mejorando conforme el bebé adquiere el control de sus músculos de la cabeza.
  4. LLANTO Que el bebé llore es algo imposible de evitar porque ya que aun no saben hablar es su única manera de expresar sus necesidades e incomodidades, con el tiempo podrás identificar los motivos por los que tu bebé llora.
  5. BAÑO Se dice que el momento idóneo es cuando se cae el cordón umbilical, pero anteriormente para cuidar su higiene se pueden dar baños con una esponja e incluso utilizar toallitas húmedas para limpiar los pliegues de la piel y por último debes limpiar la zona del pañal, aplicándole crema o vaselina. También es fundamental cuidar el muñón umbilical, controlar su aspecto para que permanezca seco y limpio, es recomendable taparlo con una gasa estéril.
  6. SUEÑO En los primeros días el bebé no dormirá con frecuencia porque se despertará para alimentarse, pero entre todas las siestas reducidas el bebé descansara alrededor de 16 o 18 horas por día.
  7. PAÑAL Si tu bebé se alimenta de leche materna, probablemente haga pipí sobre cinco veces al día y si el bebé toma leche de fórmula lo hará con más frecuencia. Las primeras deposiciones son negras y consistentes, a lo largo de los primeros días en casa, el pañal puede presentar caquitas verdosas, color café o mostaza y grumosas si toma pecho, o bien pastosas y de color variante si consume fórmula.